TRIClab es un espacio de experimentación, un laboratorio social de ideas, emociones y prácticas. Hoy hablamos en Twitter para hablar de Humanismo Digital.

¿Qué es eso del Humanismo Digital del que habla TRIClab?

“Hablar de humanismo digital es tan aventurado como incierto porque el concepto de humanismo nos hace viajar al pasado y por el contrario digital nos suena a futuro. Quizás deberíamos intentar que las dos cosas nos encajen en el presente” según Sonia Carramiñana Alonso y Raquel Escabias Aceituno en la revista INED21

Se trata, por lo tanto, de analizar la relación de los seres humanos en un entorno digital. Y eso es el presente, nuestro día a día.

Conformamos una cultura participativa TRIClab si entendemos que la red es más que instrumento tecnológico

Conformamos una cultura participativa si entendemos que la red es más que instrumento tecnológico

Entre personas y máquinas, ¿ganan las máquinas?

adult-20931No se puede negar lo evidente, detrás de los algoritmos que permiten funcionar a las máquinas están las personas que las hacen posible.

Pero hay quien se pregunta: ¿para sustituir a personas en sus puestos de trabajo?

Bien es cierto que las máquinas cada vez están más avanzadas. Incluso aprenden lo que les enseñamos mediante las técnicas de machine learning.

La tecnología facilita mucho el trabajo colaborativo. Y, además, potencia el aprendizaje significativo.

¿Por qué no incluir en nuestro entorno de crecimiento personal la ayuda de los algoritmos?

Como comenta Marc Vidal en su artículo de hoy en LinkedIn:

La diferencia entre un leopardo y una gacela es que el primero puede equivocarse una y otra vez, la segunda no.”

El trabajo que realizan los seres humanos no está en riesgo. Lo que ocurre es que está cambiando mucho más deprisa que nunca. A corto plazo, las gacelas lo tienen muy difícil.

Hay que aprender a desaprender y volver a aprender. Y hay que aprender a convivir con los algoritmos, con las máquinas. Nos conviene aprovechar las ventajas que lo digital aporta a nuestra vida diaria, a nuestro crecimiento personal.

Estamos en la Cuarta Revolución Industrial. ¿La disfrutamos o la sufrimos?