Es importante considerar las funciones de la marca cuando estamos decidiendo que estrategia seguir.

Una marca puede definirse como “nombre, término, signo o diseño, cualquier otra característica o una combinación de todos ellos, que tiene la misión de identificar los productos o servicios de un vendedor  y diferenciarlo de sus competidores».

Por lo tanto, para definir la marca, hay que considerar el mercado en el que estamos emprendiendo y cómo son las marcas competidoras.

Y es que una marca bien diseñada aporta un valor añadido al producto o servicio que ofrece nuestra empresa. Ese valor añadido, que denominamos capital de marca, es recompensado por el mercado con mayores márgenes de beneficio o con unas cuotas de mercado mayores. Los posibles inversores o proveedores de la empresa ven en una marca consistente una garantía de profesionalidad en la gestión.

Valor de marca (Brand equity)

Para que un consumidor otorgue valor a una marca hay que cuidar cuatro aspectos esenciales:

  1. Su percepción de calidad. Y es que la marca es una promesa de calidad hecha a los clientes.
  2. El nivel de confianza que la marca inspira.
  3. La riqueza de las asociaciones de su imagen. La marca debe estar asociada en la mente del cliente con valores compartidos y positivos.
  4. La notoriedad.

La notoriedad es el grado de reconocimiento de la marca.Está formada por dos componentes: el recuerdo de la marca (habilidad para confirmar una exposición previa, de discriminar la marca por haberla visto u oído con anterioridad) y el reconocimiento de marca (relacionado con la capacidad de ubicar la marca en una categoría de productos).

Funciones de la marcaIdeas para estrategia de negocio eficaz

Son seis las principales funciones estratégicas que debe cumplir una marca:

  1. Identificación del negocio: concreta la forma de ver el negocio, el posicionamiento estratégico del empresario.
  2. Referencia: fija el posicionamiento de la empresa en la mente del cliente. Y sitúa al usuario de esta marca, respecto a los que consumen o utilizan otras marcas.
  3. Garantía: es una “caja de caudales” del prestigio del empresario. Esto supone un compromiso de crecimiento, innovación y de garantía.
  4. Personalización: capacidad de la marca para que el usuario se sienta identificado con ella.
  5. Lúdica: facilita la compra, la hace fácil e, incluso, divertida. Y es que todos seguimos teniendo una parte infantil que hemos de cuidar. La marca despierta, de esta forma, los apetitos básicos del cliente.
  6. Practicidad: facilita la comprensión de la propuesta básica del servicio o beneficio. Ayuda a comprender el uso del producto o servicio y  las diferencias con otras ofertas similares.

No siempre es posible cumplir todas las funciones deseables en una marca. Sin embargo, recomendamos a los emprendedores que consideren todos estos aspectos a la hora de plantear una adecuada estrategia de marca.

[Tweet «La confianza de los clientes es el mayor componente del valor de #marca.»]

Quizá también te interese leer:

Estrategias de marca ¿Cual es la mejor?

 

La guerra de las marcas: Pepsi vs Coca-Cola. 

Territorio de marca