Aunque a todos nos gustaría poder hacer maravillosas campañas de comunicación y publicidad, no todas las empresas pueden invertir en publicidad la misma cantidad.

El presupuesto de publicidad condiciona la campaña

Los medios elegidos en función de los objetivos de frecuencia o cobertura hay que financiarlos. Por eso, como en cualquier otra inversión que la empresa se plantee, deberemos tener en cuenta nuestra capacidad de financiación y el retorno de la inversión publicitaria.

Presupuesto de publicidadUn método propuesto en la práctica profesional consiste en fijar el presupuesto de publicidad en función del objetivo publicitario, teniendo en cuenta los objetivos fijados para la campaña. Es decir, el razonamiento es el contrario al seguido en otros métodos, donde fijábamos el presupuesto antes de pensar en que se debía invertir.

En este caso, lo primero que buscamos la coincidencia de nuestro target con el perfil de audiencia de los soportes disponibles, calculando el coeficiente de utilidad de cada uno de ellos. De esta forma, seleccionaremos aquellos donde vamos a encontrar a nuestros clientes con una mayor probabilidad.

Sabiendo cual es la audiencia de cada uno de ellos y, en función de nuestros objetivos de cobertura y frecuencia, podremos calcular cuantas inserciones serán necesarias. Teniendo en cuanta las especificaciones del equipo creativo, podremos seleccionar los formatos, emplazamientos y características técnicas necesarias para acoger las piezas. Con todo ello, podemos negociar la compra de medios.

Este es el método para fijar el presupuesto de publicidad más realista ya que es el único que nos asegura una probabilidad elevada de conseguir lo que nos proponemos al iniciar la acción de comunicación. Si el presupuesto necesario asignado de esta forma es excesivo para las posibilidades financieras de la empresa, lo que deberemos reconsiderar son los objetivos de la campaña, fijándonos unos más ajustados.