j [Diccionario de Marketing y Publicidad MarketReal]Un buen sistema para realizar pedidos se une a un excelente método de organización de la producción y del control de inventario, tratando de mantener en mínimos el stock de productos en almacén y de poder disponer de la mercancía en el preciso momento en el que haya de  incorporarse al proceso de producción.

Trascritos por Miguel Santesmases, Frazier, Spekman y O’Neal añaden:

“Se trata de fabricar únicamente los productos necesarios, de calidad perfecta, en las cantidades que exactamente se necesitan, para que estén dispuestas en el momento oportuno en que los precisen los clientes y al menor coste total posible”. Miguel Santesmases[1].

Es un objetivo fundamental de toda política de distribución. Como, refiriéndose al marketing Industrial, indica acertadamente Antolín Arredondo[2]:

“Un material más caro con menor plazo de entrega puede resultar más barato, porque puedes empezar a producir antes. La diligencia en el servicio considera un dato importante a la hora de adjudicar una oferta, la seriedad del suministrador en el cumplimiento de los plazos”.

Son muchos los problemas que se derivan de los plazos de entrega excesivos, pero hay uno especialmente grave porque afectará gravemente a la imagen de buen servicio de la organización y es el de las roturas de stock[3].

[Diccionario de Marketing y Publicidad MarketReal]


[1] Marketing, conceptos y estrategias/ Ed.Pirámide, Madrid 1991

[2] “Logística e Informática de Aprovisionamiento”, Eds. INDEX, Madrid, 1990

[3] Rotura de stocks: no disponer de la mercancía necesaria en cada momento y, como consecuencia, no poder atender a los clientes, perdiendo ventas y sufriendo reclamaciones, teniendo que devolver cobros anticipados, etc.