¿A mamá o a papá? ¿Social media o prensa?

Algo así es lo que sienten los anunciantes ante la disyuntiva de repartir su presupuesto ante medios que se le presentan como antagónicos.

Los anunciantes están apostando por social media empujados por dos cosas: se lo han vendido como la panacea y, además, es mucho menor la inversión necesaria. Pero siguen sin confiar y suelen asegurar la jugada con publicidad tradicional, donde está el grueso de la inversión.

Veamos los datos de Infoadex:

Teniendo en cuenta que, dentro de los medios convencionales, se incluyen los formatos publicitarios en internet ( enlaces patrocinados y piezas gráficas) observamos que los no convencionales parecen más estables en cuanto a inversión. La cuestión está en «el reparto del pastel»

Y… ¿donde está la inversión en redes sociales?

Sencillamente, no se computa. No está en el informe.

Probablemente porque la inversión en acciones en redes sociales es tan minoritaria que, estadisticamente, no debe ser considerada. Porque, al ser un coste asumido internamente por las empresas, (pocas son aún las que nos lo encargan a profesionales) no se refleja en los datos contables.

O estamos midiendo mal,
o hay demasiados vendedores de humo en los social media.