Hacer que nuestra maravillosa ciudad sea atractiva internacionalmente, ese es un gran reto al que todos estamos siendo llamados.

Si lo conseguimos, la probabilidad de inversiones, de puestos de trabajo y de mejoras sociales aumentarán.

Invertir, no gastar, en comunicación de la marca-ciudad, es algo necesario. Ahora más que nunca.