Buyer persona, otro “palabro” en marketing online que llega al argot de marketing.

En el fondo de lo que estamos hablando es de caracterizar a nuestros potenciales clientes. Algo que ya estábamos haciendo desde siempre los que trabajamos en marketing.

Nosotros, en MarketReal, solemos poner una silla vacía en las reuniones con una imagen de nuestro buyer persona o cliente potencial. Así lo hacemos participar en los debates y no olvidamos que quien de verdad importa es el cliente.

¿Cómo es tu buyer persona?

¿Cómo es tu buyer persona?

Buscamos personas que sean potencialmente compradoras de nuestro producto o servicio. Es decir, un segmento del mercado que podamos caracterizar para comprender mejor sus motivaciones y comportamientos de compra.

¿Quién es tu buyer persona?

Describe con el detalle adecuado cómo es esta persona que representa tu segmento de mercado. Probablemente variables de segmentación como el sexo o la edad no proporcionen ninguna información válida para describir su comportamiento de compra.

Debemos preguntarnos, más bien, como siente, como piensa, a qué dedica su tiempo libre. Y, sobre todo, qué redes sociales prefiere.

¿Qué necesita?

En este apartado conviene reflexionar sobre sus motivaciones de compra. Y estos argumentos pueden ser tanto emocionales como racionales. Incluso cuando hablamos de compra industrial (B2B) las emociones juegan un papel muy importante en los procesos de selección de proveedor.

¿Por qué nos atenderá?

Conviene ser humildes. Y es que “humildad es andar en verdad” como decía Santa Teresa.

Seguro que podemos encontrar aquella cualidad de nuestra empresa que puede hacer que nuestro “buyer persona” nos seleccione. hay que encontrar un motivo por el que nuestro potencial cliente quiera hablar con nosotros.

¿Cómo le contamos nuestra solución a su demanda?

Ahora viene la parte del buen vendedor: encontrar los argumentos adecuados para cada potencial cliente. Y la parte del publicista o del community manager: encontrar las palabras adecuadas el tono de conversación más eficaz.

Y es que solo si pensamos en nuestros clientes conseguiremos vender